jueves, 31 de mayo de 2012

Salmón ahumado - Receta de cocina - RECETASonline

Gana en salud

Cocina Ligera

Helado de Ciruela

Secretos de Cocina

miércoles, 30 de mayo de 2012

Bacalao tierno con patatas paja

Secretos de Cocina

Pastel de Repollo

Cocina Ligera

Ensalada Marroquí

Cocina Ligera

martes, 29 de mayo de 2012

Una armónica en el Carnegie Hall



Consiguió una ovación de pie en el Carnegie Hall 
Como se puede tocar la Obertura de Guillermo Tell en una armónica tan chiquita...?

Bill Bailey's Remarkable Guide to the Orchestra

Sr. Curly (contra clarinete bajo)

lunes, 28 de mayo de 2012

Evolución LEGO

En picado

EL REAL DEL SASTRE


Uno de los habitantes de un pequeño pueblo de Castilla debía dinero a casi todo el mundo. Tantas deudas acumuló que llegó un momento en que le resultó imposible pasear tranquilo por la calle porque todos los vecinos se le acercaban reclamándole el dinero que les debía.

Para terminar con esta terrible situación se metió en la cama y se fingió enfermo. Todo el pueblo pasó por su casa para visitarle. Él se quejaba tanto y fingía tan bien la inexistente enfermedad que daba mucha pena y los vecinos, pensando que se iba a morir, comenzaron a perdonarle las deudas.
- ¡Pobrecito, qué enfermo está! -dijo el molinero- yo le perdono lo que me debe.
- ¡Qué mala cara tiene! -decía el lechero- yo también le perdono.
 
Y así, poco a poco, todos los vecinos del pueblo fueron perdonándole las deudas, todos menos uno: el sastre, que siempre decía:
- ¡Pues a mí me debe un real y me lo tiene que pagar!
Aunque los otros vecinos le rogaban que le perdonara el real, porque el pobre se estaba muriendo, el sastre continuaba diciendo: 
- A mi me da igual que esté enfermo porque... ¡a mí me debe un real y me lo tiene que pagar!

Cuando el falso enfermo se convenció que el sastre nunca le iba a perdonar la deuda decidió fingir su muerte. Lo metieron en un ataúd y lo llevaron a la Iglesia del pueblo.

Cuando empezó a hacerse de noche los vecinos se fueron a dormir a sus casas, excepto el sastre que, como no se fiaba, decidió esconderse en uno de los confesionarios de la Iglesia para vigilar al falso muerto.

Por la noche entraron en la Iglesia doce ladrones para repartirse el botín de sus robos y pillerías. Aunque sólo eran doce el capitán de los bandidos ordenó hacer trece montones de monedas de oro. Cuando acabaron el reparto dijo:
- ¡Ese montón que sobra será para el que se atreva a darle una puñalada al muerto!
Se adelantó el más valiente de los bandidos, desenvainó su puñal y con paso decidido se acercó al ataúd.
Cuando el falso muerto vio que lo iban a matar de verdad dio un gran salto, se puso de pie y agitando los brazos gritó con todas sus fuerzas:
- ¡Venid difuntos!
El sastre, para ayudarle, derribó el confesionario haciendo mucho ruido y gritando también:
- ¡Allá vamos todos juntos!

Ante semejantes apariciones los bandidos huyeron despavoridos y no pararon hasta llegar a lo más profundo del bosque. Allí, al acordarse del tesoro que habían abandonado, el capitán ordenó a uno de ellos:
- Acércate a la Iglesia y entérate de lo que está pasando.

Entretanto el sastre y el falso difunto se estaban repartiendo las monedas de oro que los bandidos habían abandonado en su huida. Cuando acabaron el reparto el sastre que no se olvidaba del real que le debía dijo:
- Ahora ¡dame mi real!

En ese preciso momento llegó el bandido y al oír al sastre salió corriendo hacia el bosque y dijo a sus compañeros:
- No hay que pensar en volver por el tesoro, ¡hay tantos difuntos en la Iglesia que sólo tocan a un real!


Francisco J. Briz Hidalgo

domingo, 27 de mayo de 2012

Peridis y la Crisis

EL PAÍS

Fresh Guacamole

El Roto y la era digital

EL PAÍS

sábado, 26 de mayo de 2012

Riesgo de intervención


El rescate de Bankia, unos 24.000 millones, favorece la apelación al capital público europeo

La petición del Consejo de Bankia de un capital adicional de 19.000 millones para consumar el rescate de la entidad sitúa el problema del banco en un orden político e institucional muy distinto al que se planteó a la opinión pública en el momento de su nacionalización parcial, cuando se anunció la conversión en acciones del capital inyectado por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). El primer cambio, y el más relevante, es que el rescate supondría en total unos 24.000 millones, una cantidad superior a la exigida por el conjunto de los rescates realizados hasta ahora. Pero sobre todo, la cuantía de la consolidación pública convierte en posible la intervención del capital público europeo en la banca española, que era a lo que el Gobierno se ha venido resistiendo hasta ahora.
Así pues, la crisis de Bankia aparece ya como la más grave del sistema bancario español en los últimos 15 años y deja en mantillas la de la CAM, que según definición del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, era “lo peor de lo peor”. Lo más grave es que obliga a considerar la hipótesis de una intervención europea en una parte de la banca española, puesto que el FROB carece hoy de recursos para ejecutar un rescate de tal volumen. El recurso al Fondo de Rescate Europeo (Mecanismo de Estabilidad a partir de julio) implicaría que el Fondo trasladase el capital al Gobierno, y este a su vez los inyectase en Bankia. Pero esa fórmula implicaría un aumento de la deuda española, con el consiguiente empeoramiento de la solvencia institucional y el aumento de las presiones sobre la política económica española. El método adecuado sería una inyección directa de capital desde el Fondo al banco, pero legalmente esto es imposible hoy. Así pues, cualquier apoyo directo de capital europeo a Bankia depende de un cambio en las condiciones legales del Mecanismo de Estabilidad y, por tanto, de una negociación con Bruselas, Berlín y París.
La probabilidad de la intervención europea aumenta si se considera que Bankia no es la única entidad en crisis. Aunque se puedan pagar ahora las peticiones de Bankia, las exigencias que pongan sobre la mesa Roland Berger y Oliver Wyman pueden hacer imperativa dicha intervención.
En términos políticos, la gravedad de la crisis exige una investigación parlamentaria sobre quienes han tenido arte y parte en esta catástrofe financiera. Hay que pedir explicaciones públicas a los presidentes de la entidad hasta la nacionalización; a los consejeros de Caja Madrid, manipulados desde las instancias políticas de la región; a los impulsores políticos de la fusión de siete cajas que se ha revelado como desastroso, en particular la absorción de Bancaja; y a quienes favorecieron una salida a Bolsa ruinosa que ha empobrecido a los accionistas más allá de la oscilación natural del mercado. También debería comparecer el Gobierno, porque su gestión de la crisis, intermitente y dubitativa, ha sido desalentadora

Las invasiones, el cortometraje de animación


¿Por qué los extraterrestres visitan nuestro planeta? Este encantador cortometraje de animación sigue un visitante de otro mundo, ya que comienza su viaje en la Tierra.

Salto de rana al agua

Sherlock Holmes: Juego de sombras


Titulo original: Sherlock Holmes: A game of shadows
Dirección: Guy Ritchie 
País: USA
Año: 2011
Género: Thriller Policiaco 
Guión: Kieran Mulroney, Michele Mulroney 
Producción: Susan Downey, Gary Goetzman, Dan Lin, Joel Silver y Lionel Wigram
Música: Hans Zimmer
Fotografía: Philippe Rousselot
Montaje: James Herbert
Vestuario: Jenny Beavan
Estreno en España: 2012-01-05

Reparto: Robert Downey Jr., Jude Law, Rachel McAdams, Noomi Rapace, Stephen Fry, Jared Harris, Kelly Reilly, Geraldine James, William Houston



Al final va a tener razón un amigo mío que califica a Guy Ritchie como "un cineasta con mucho talento, pero muy perezoso". O sea, que el hecho no dar palo al agua cuando estuvo casado con Madonna al final no se debía a que la gran diva del pop lo eclipsara, no. Se debía a que era más flojo que un muelle de guita. Y viendo su último film, continuación de la exitosa revisión del personaje de Arthur Conan Doyle, Sherlock Holmes, uno ya se hace a la idea de que a Ritchie, si le sale bien algo, sigue apostando a esa carta sin comerse mucho el coco. Como le funcionó "Lock & Stock", pues venga, a seguir haciendo lo mismo en "Snatch" (mucho mejor, por supuesto) y en "Rock&Rolla" (dando otra vez, un paso atrás al intentar exprimir una fórmula narrativa y visual que parece habérsele agotado). Con esta tres cuartos de lo mismo; con lo cuidadito y coherente que estaba el guión en la primera parte...pues hale, ahora la cagan estrepitosamente, de momento eligiendo a uno de los malos más carismáticos de la historia de la literatura (con perdón del Cardenal Richelieu), porque el Napoleón del Crimen -tal y como definía el propio Holmes-, la mente criminal homóloga al famoso detective, es decir, el Profesor James Moriarty, ahora es un malo de opereta, representado por un actor correcto pero nada carismático, la antítesis de lo que debería ser la némesis de Sherlock Holmes (¿qué pasó con Brad Pitt, amigo de Ritchie desde "Snatch" y que al parecer iba a ser el actor elegido para dar vida a Moriarty?). El caso es que ni las maquinaciones, ni los planes, ni siquiera las ambiciones del personaje en la historia pueden acercarse ni de lejos a la magnificencia que en su versión literaria tenía. Ritchie, parece haberse afanado mucho más en crear escenas visualmente impactantes (haciendo un uso casi obsceno de la cámara lenta y el "bullet-time", o más bien, un falso "bullet-time", tal y como hizo en la primera parte...) y con acción realmente agotadora (un verdadero recital de explosiones, tiroteos, golpes, etc.) que en contar una historia, porque el hilo dramático del film es tan pobre como previsible y o mucho me equivoco, o toda la culpa de este completo despropósito la han tenido el matrimonio Mulroney, que han escrito un pobrísimo guión, seguramente debido a su mínima experiencia y profesionalidad como guionistas (salvo "Paper Man" dirigida por la propia Michele Mulroney, sus créditos figuran más como productora -ella- y como actor -él-: el Dr. Watson y su prometida Mary están a punto de casarse, pero tras hacerlo y en plena luna de miel, se ven envueltos en un caso de Holmes tan peligroso que puede llegar a provocar una Guerra Mundial... y todo ello con un misterioso nombre orquestándolo todo desde la sombra, un eminente matemático y profesor de universidad llamado Moriarty. Tanto por la estética de cómic, recogida desde la obra de Lionel Wigram -que además de producir esta saga, también lo era de la de Harry Potter...- como por los actores y los registros de Law y Downey Jr., estaba deseando ver esta segunda parte, creyendo además que podría cimentar todavía más la (nueva) trayectoria de Ritchie como director capaz de enfrentar cualquier tipo de proyecto, más allá de su universo "cockney" netamente londinense... pero mucho me temo que el talento de este realizador queda muchas veces eclipsado por su vagancia a la hora de currarse un poquito más sus películas. ¿Que esto ha funcionado? Pues hale, hombre, no te comas la cabeza y otra ración doble de lo mismo, que seguro que les encanta a todos. Una verdadera lástima, porque, o mucho me equivoco, o el público no acogerá con las mismas ganas a posteriores películas de Holmes, de seguir esta franquicia por el mismo camino. Ya estamos un poquito hasta las narices de que a los que disfrutamos sentándonos en una sala de cine nos tomen por idiotas. Lamentablemente, es lo que he sentido al verse prostituir toda la ingeniería mental de personajes como Sherlock Holmes y por supuesto Moriarty, convertidos en dos auténticos peleles de opereta barata, reduciendo sus planes, sus maquinaciones y su inteligencia a simples trucos baratos para que el guión "encaje" a gusto de sus creadores. Claro, un chasco monumental, a ver si espabilan y la próxima vez (si la hubiera o hubiese) lo hacen un poco mejor, hombre... 

por Federico Casado Reina

viernes, 25 de mayo de 2012

Woman Survives Vicious Bear Attack


Woman Survives Vicious Bear Attack - Watch more Funny Videos

¡Qué picor!

Que picor Seguro que alguna vez has tenido un picor en la espalda y eras incapaz de llegar a rascarte. La siguiente vez que te pase prueba el metodo de este perro:

INCREIBLE DE AVES RC

jueves, 24 de mayo de 2012

Araña cuatro ojos

Alto, o te Hackeo

Vía QUO

Adivina los 10 Errores entre Clik y Clak

miércoles, 23 de mayo de 2012

Un espía en los manglares

Vía Muy Interesante

Un Skate diferente

Vía Muy Interesante

Una pregunta al PP

martes, 22 de mayo de 2012

Debajo


Sí, a vosotros, que sois como el número tres, me dirijo.
Quisiera poder deciros
cómo aborrezco cada latido de vuestros corazones de perro con librea,
porque no tenéis la sangre suficiente para dirigir una palabra
hacia esa altura desnuda en la paloma;
sin que se acobarde y se estire como una lengua babosa
por las ensortijadas manos que os consume;
porque carecéis de espíritu, porque habéis nacido como un número,
como el número tres,
débil y rastrero, sin voluntad de hombres, sin voz

porque además de ser un hombre como vosotros, soy un poeta, y un poeta es un corazón más sobre la niebla del mundo.
Por favor, abridme paso, que quiero ser el primero en saludar con mi sangre vuestras sonrisas de azufre, vuestras mujeres de estopa. Por favor, abridme paso.

José María Millares Sall

La vuelta


Por el camino se me van cayendo
frutas podridas de la mano
y voy dejando manchas de tristeza en el polvo
donde quiera que piso;
un pájaro amanece ante mis ojos
y en seguida anochece entre sus alas;
la asamblea de hormigas se disuelve
cuando en mí la tormenta se aproxima;
el sol calienta al mar en unas lágrimas
que en el camino enciende mi presencia;
la desnudez del campo va vistiéndose
según van mis miradas acosándole
y el viento hace estallar
una guerra civil entre las hierbas.
Noticia triste de mi cuerpo dictan
las verdes amapolas en capullo,
la codorniz se espanta
y asusta al macho con historias mías.
Vengo desnudo de la hermosa clámide
que solía vestirme cuando entonces:
clámide con las voces de los pájaros,
el graznido del cuervo, la carrera veloz de la raposa
–a la que llaman zorra mis parientes,
del arroyo que un día se llevaba mis pasos
y de olores de jara y de romero
hace tanto tejida.
Días de mi ascensión, cuando el lagarto
solía conocer mis intenciones,
cuando solía la retama
pedirme venia para echar raíces,
cuando algún cazador me confundió
con una piedra viva entre las piedras.
Pero yo te conozco, campo mío,
yo recuerdo haber puesto entre tus brazos
aquel cuerpo caliente que tenía,
haber dejado sangre entre los surcos
que abrían los caballos de mi padre.
Yo te conozco y noto que tus senos
empiezan a ascender hacia mis labios.

José Manuel Caballero Bonald

Serenidad (Lectura de madrugada)


" Serenidad, tú para el muerto,
que estoy vivo y pido lucha.
Otros habrá que te deseen:
ésos no saben lo que buscan.
Si se durmieran nuestras almas,
si las tuviéramos maduras
para mirar inconmovibles,
para aceptar sin amargura,
para no ver la vida en torno
apasionadamente nunca,
duros y fríos, como piedra
que sopla el viento y no la muda... 

Almas claras. Ojos despiertos.
Oídos llenos de la música
del dolor. Los dedos felices,
aunque los hieran las agudas
espinas. Todo el sabor agrio
de la vida, en la lengua. 

«Nunca
podrás mojar tu pie en el río
en que ayer lo mojaste. Busca
la eternidad, vive en la alta
contemplación de su figura.» 

Palabrería de los libros
de la que deja el alma turbia.
Serenidad que se nos vende
por librarnos de la tortura,
por llenarnos de sueño el alma
y rodeárnosla de bruma.
Serenidad, tú para el muerto.
El hombre es hombre, y no le asusta
saber que el viento que hoy le canta
no volverá a cantarle nunca.
Serenidad, no te me entregues
ni te des nunca,
aunque te pida de rodillas
que me liberes de mi angustia.
Será que vivo sin saberlo
o que deserto de la lucha.
Tú no me escuches, no me eleves
hasta tu cumbre de luz única. 

Palabrería de los libros
de la que deja el alma turbia.
Yo también me hago un poco libro,
me duermo el alma... 

Luz difusa.
La madrugada se desgaja
agria y azul, como una fruta.
Cantan los pinos a lo lejos.
Un niño llora. Las desnudas
mujeres y hombres silenciosos
salen despacio de las últimas
sombras. Los pájaros me esperan.
Se alzan las olas. (Me preguntan
por qué.) Campanas... (Ayer niebla,
hoy claro sol y luego lluvia...)
¿Por qué? Las hojas se estremecen... 

Voy inundándome de música. "

José Hierro

lunes, 21 de mayo de 2012

In Memoriam de Consuelo Ruíz Ibáñez

Al enterarme de la dura partida de tu madre, oh mi buen amigo Pedro, me vienen a la mente las bellas palabras del poeta cuando dice:

Artifex vitae artifex sui
Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, Vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;

Porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;
que si extraje las mieles o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales coseché siempre rosas.

...Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas las noches de mis penas;
mas no me prometiste tan sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas...

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

Siéntenos más a tu lado que nunca en estos momentos, Pedro buen amigo, y piensa que estará donde siempre soñó estar.

INDESEABLE


No me deja pasar el guardia.
He traspasado el límite de edad.
Provengo de un país que ya no existe.
Mis papeles no están en orden.
Me falta un sello.
Necesito otra firma.
No hablo el idioma.
No tengo cuenta en el banco.
Reprobé el examen de admisión.
Cancelaron mi puesto en la gran fábrica.
Me desemplearon hoy y para siempre.
Carezco por completo de influencias.
Llevo aquí en este mundo largo tiempo.
Y nuestros amos dicen que ya es hora
de callarme y hundirme en la basura.

José Emilo Pacheco

DE QUE NADA SE SABE


La luna ignora que es tranquila y clara
Y ni siquiera sabe que es la luna;
La arena, que es la arena. No habrá una
Cosa que sepa que su forma es rara.

Las piezas de marfil son tan ajenas
Al abstracto ajedrez como la mano
Que las rige. Quizá el destino humano
De breves dichas y de largas penas

Es instrumento de otro. Lo ignoramos;
Darle nombre de Dios no nos ayuda.
Vanos también son el temor, la duda

Y la trunca plegaria que iniciamos.
¿Qué arco habrá arrojado esta saeta
que soy? ¿Qué cumbre puede ser la meta?

Jorge Luis Borges

ODA A UN RUISEÑOR


Me duele el corazón y una soñolienta modorra amenaza
mis sentidos, como si hubiera bebido cicuta
o vaciado alguna pipa de opio hasta la última brizna
hace un solo minuto, y se hubiera hundido hacia el Leteo:
no es porque tenga envidia de tu feliz suerte,
sino porque soy extremadamente feliz por tu dicha,
que tú, dríade de alas ligeras de los árboles
en alguna melodiosa parcela
de verdes hayas e innumerables sombras,
cantas al verano a plena garganta con facilidad.

¡Oh, quien paladeara un sorbo de vino que haya sido
refrescado durante largo tiempo en las profundas bodegas de la tierra,
con sabor a Flora y al verde campo,
danzas, canciones provenzales y bronceada alegría!
¡Oh, porque una copa llena de vino del sur cálido,
llena de la verdadera, de la ruborosa Hipocrene,
con burbujas de adorno parpadeando en el borde
y la boca coloreada de púrpura:
que pudiera beber y abandonar el mundo sin ser visto
y contigo desaparecer en la penumbra del bosque:
desaparecer lejos, desvanecerse y olvidar por completo
lo que tú entre las hojas nunca has sabido
la fatiga, la fiebre y el hastío
aquí, donde los hombres se sientan y escuchan unos a otros su gemir;
donde el temblor agita algunas, tristes, últimas canas,
donde la juventud crece pálidos, delgados como espectros y mueren;
donde pensar es ya sólo un tormento
y un plúmbeo desespero;
donde la belleza no puede conservar los ojos brillantes
ni el nuevo amor serle fiel más allá de mañana.

¡Lejos! ¡Lejos! porque volaré hacia ti,
pero no en la carroza de Baco y sus leopardos,
sino en las alas invisibles de la poesía,
aunque el aburrido cerebro dude y se retrase:
¡ya estoy contigo! cariñosa es la noche
y quizá la Reina Luna esté en su trono
guardada alrededor por todas sus hadas de estrellas;
pero aquí no hay luz
salvo la que viene del cielo traída por la brisa
a través de oscuros verdores y caminos tortuosos de musgo.

No puedo ver las flores que hay a mis pies,
ni el suave incienso que baja de las ramas
pero, en la embalsamada oscuridad, adivino cada belleza
con la que el mes de la estación procura
a la hierba, la espesura y los frutales silvestres;
el espino blanco y la eglantina pastoral;
las violetas de corta vida cubiertas de hojas
y el mayor entre los nacidos a mediados de mayo,
la rosa de almizcle, llena de su vino de rocío,
el nido murmurante de insectos en las tardes de verano.

En esta oscuridad escucho; y más de una vez
me he medio enamorado de la muerte fácil,
llamándola tiernos nombres con melodioso ritmo
para que recibiera en el aire mi silencioso aliento,
ahora más que nunca parece dulce morir,
abandonar a medianoche sin dolor
mientras que tú estás vertiendo tu alma fuera
en tal éxtasis!
Seguirás cantando y ya de nada me servirían mis oídos
convertido en un terrón de césped ante tu maravilloso canto.

¡Tú no has nacido para la muerte, Pájaro inmortal!
ninguna generación hambrienta te ha derribado;
la voz que oigo esta misma noche la han oído
en antiguos tiempos emperadores y bufones:
quizá la misma canción que encontró una senda
a través del triste corazón de Ruth, cuando añorando su hogar
se deshizo en lágrimas entre los trigos extranjeros;
la misma que a menudo ha
encantado ventanas mágicas, abriéndose sobre la espuma
de peligrosos mares, en tierras de hadas olvidadas.

¡Olvidadas! la misma palabra es como una campana
cuyo tañido me devolviera de tu compañía a mi soledad.
¡Adiós! la fantasía no puede engañar tan bien
como su fama parece contar, decepcionante elfo.
¡adiós! ¡adiós! tu elegíaco himno se acalla
pasando las llanuras cercanas, sobre la tranquila corriente,
subiendo por la ladera de la colina, y ahora queda profundamente enterrado
en los calveros de los próximos valles:
¿Fue una visión o un sueño de vigilia?
La música ha volado: ¿Estoy despierto o dormido?

John Keats

domingo, 20 de mayo de 2012

sábado, 19 de mayo de 2012

Bando de aves

Bacalao, exceso de sal...

Secretos de Cocina

Helado de Kiwi

Secretos de Cocina

viernes, 18 de mayo de 2012

Bacalao con Nata

Secretos de Cocina

Nidos de patata con huevos de codorniz

Cocina Ligera

Ensalada de Atún con Anchoas

Secretos de Cocina

jueves, 17 de mayo de 2012

Rocio Durcal - MEDLEY DE RANCHERAS

The Platters-Only You & The Great Pretender

¿Qué harías si te encontraras 1 millón de dólares? - La historia del estibador que lo vivió


Vas en tu  auto, delante tuyo transita un furgón blindado.  De repente, las puertas traseras se le abren y caen dos bolsas al suelo. Te detienes, el corazón te palpita porque el contenido de las bolas es casi obvio. Las agarras y te vas rápido a tu casa. Abrís las bolsas y volcáis el contenido sobre la cama. Miles de billetes inundan ahora el colchón. Parece un guión, pero es realidad. Esta es la historia de Joseph “Joey” Coyle, el hombre que hizo realidad el sueño de cualquiera. Pero ¿a qué costo?
Era una fría mañana del 15 de febrero de 1.981 en Filadelfia (Estados Unidos). Joey Coyle conducía su auto y lo acompañaban dos amigos. Un tráfico tranquilo les permitía manejar con relativa tranquilidad. Pero hacía un par de minutos que el camión blindado de Purolator Armored Services iba adelante. Ya quería pasarlos.
De repente, asombrados, observaron cómo se abrieron las puertas traseras del furgón y cayeron dos bolsas. Joey se detuvo, asombrado. Vieron que el transporte de caudales nunca se detuvo. Sus conductores no se habían dado cuenta, cuando lo hicieran, ya sería tarde. Joey se bajó, tomó las dos bolsas y se dirigió a su humilde casa de los suburbios de Filadelfia.
¿Quién era Joey?
Joey era un estibador de puerto desempleado, con algunos problemas de adicción a las drogas. Y acababa de cumplir el sueño de cualquier ser humano, sobre todo de aquellos aficionados al juego. ¿Quién no soñó alguna vez ganar una cantidad semejante en algún juego de azar? ¿Cuánto daría un jugador de las máquinas tragamonedas de un casino por hacer un triplete y ganar una cantidad similar? Joey lo consiguió, y sin jugar a nada, sin esfuerzos. Sin embargo, ese 1.2 millón de dólar (esa era la cifra exacta, un millón doscientos mil dólares) estaba lejos de ser la felicidad soñada.
¿Qué hizo Joey con esa suma? Las crónicas del caso señalan que se embarcó en 1 semana de euforia y paranoia. Se sentía perseguido, y de hecho lo estaban buscando. Pensaba que cada uno que hablaba en secreto cerca de él, estaba refiriéndose a su dinero.
También se sabe que gastó mucho dinero en pocos días, debe haberlo disfrutado, aunque no hay muchos detalles sobre en qué lo hizo. Sobre esta historia se hizo una película, Money for Nothing,  protagonizada por John Cusack ,y también un libro escrito por Mark Bowden titulado Finders Keepers. Al parecer, el film no fue demasiado fiel a la verdadera historia.
Su escasa preparación tal vez no lo ayudó a saber qué hacer con el dinero. Gastó una buena parte en forma veloz. Durante un tiempo se convirtió en una leyenda popular de Filadelfia,ya que supo regalar billetes de 100 dólares a la gente con la que se iba encontrando. Hablaba mucho del tema.
Esta historia increíble que empezó con un “regalo del cielo” (o del tránsito) comenzó a escribir su final en el aeropuerto Keneddy, cuando Joey fue arrestado mientras se aprestaba a volar a Acapulco, México.
Llevaba consigo, en sobres disimulados en sus tobillos y medias, 105.000 dólares en 21 sobres de 5.000 dólares cada uno.
Un año después de vivir el día con el que sueña toda persona, Joey afrontó un juicio en su contra (sus dos amigos, quienes presuntamente colaboraron con las autoridades, no fueron acusados).
El jurado lo encontró inocente por locura temporal. La compañía dueña del dinero recuperó 190.000 dólares del monto original.
Doce años después de aquél día, Joseph Coyle fue hallado muerto en su sótano. Se había suicidado. La crónica de su muerte del New York Times señala que Joey nunca pudo superar la muerte de su madre. Lo sobrevivió una hermana, remata el artículo periodístico norteamericano.
También lo sobrevivió una historia fascinante de un sueño hecho realidad. Una mochila de dinero que, tal vez, fue una mochila que llevaba mucho más que dinero, peso que el estibador no pudo soportar.



Vía: 
Nota 1: Esta historia se me ocurrió porque esta semana MzaBlog llegó al millón de visitas (gracias a todos), por lo que quería hacer algo relacionado a esta cifra tan redonda y simbólica. Encontré esta historia haciendo búsquedas relacionadas en buscadores.
Nota 2: Algunas fuentes de las que saqué información: 1, 2, 3, 4
Nota 3: La foto del inicio la saqué de acá
Nota 4: La imagen que hay en medio del texto la hallé en Google Images y tiene como fuente original este blog.