miércoles, 30 de abril de 2014

lunes, 28 de abril de 2014

sábado, 26 de abril de 2014

Reflexión sensata


Quién no se ha preguntado alguna vez...

Vía Muy Interesante

viernes, 25 de abril de 2014

jueves, 24 de abril de 2014

Por qué a algunas personas les pican más los mosquitos que a otras

Vía Muy Interesante

Plataforma cruzada

Vía Muy Interesante

miércoles, 23 de abril de 2014

Pelo humano

Vía Muy Interesante

Músculos Digitales

Vía Muy Interesante

martes, 22 de abril de 2014

ODA ESCRITA EN 1966

Nadie es la patria. Ni siquiera el jinete
Que, alto en el alba de una plaza desierta,
Rige un corcel de bronce por el tiempo,
Ni los otros que miran desde el mármol,
Ni los que prodigaron su bélica ceniza
Por los campos de América
O dejaron un verso o una hazaña
O la memoria de una vida cabal
En el justo ejercicio de los días.
Nadie es la patria. Ni siquiera los símbolos.
Nadie es la patria. Ni siquiera el tiempo
Cargado de batallas, de espadas y de éxodos
Y de la lenta población de regiones
Que lindan con la aurora y el ocaso,
Y de rostros que van envejeciendo
En los espejos que se empañan
Y de sufridas agonías anónimas
Que duran hasta el alba
Y de la telaraña de la lluvia
Sobre negros jardines.

La patria, amigos, es un acto perpetuo
Como el perpetuo mundo. (Si el Eterno
Espectador dejara de soñarnos
Un solo instante, nos fulminaría,
Blanco y brusco relámpago, Su olvido.)
Nadie es la patria, pero todos debemos
Ser dignos del antiguo juramento
Que prestaron aquellos caballeros
De ser lo que ignoraban, argentinos,
De ser lo que serían por el hecho
De haber jurado en esa vieja casa.
Somos el porvenir de esos varones,
La justificación de aquellos muertos;
Nuestro deber es la gloriosa carga
Que a nuestra sombra legan esas sombras
Que debemos salvar.
Nadie es la patria, pero todos lo somos.
Arda en mi pecho y en el vuestro, incesante,
Ese límpido fuego misterioso.

Jorge Luis Borges

Súplica

De esta invernal mañana, amable y tibia,
por favor, no te vayas,
quédate sumergida en este patio
como si hubieses naufragado
dentro de nuestra vida.
Bajo el laurel, entre las aspidistras
de verdes hojas, anchas y románticas,
por favor, no te vayas, no te vayas.
Todo está preparado para ti.
Quédate, por favor, y no te vayas.
Tu fugaz triunfo sobre el nunca más,
dime si lo recuerdas: necesito
unas palabras con la clara y honda
voz de tu ausencia. Pero te recoges,
callada, en el pasado,
un lecho de tristeza fulgurante.
Así fuiste encerrándote, a lo largo de ocho meses,
en el capullo de la oscuridad,
y ahora, horrorizada por la luz,
surge aleteando la furiosa,
pálida mariposa de la muerte.
Pero, si estás muriéndote, aún vives,
y hago estallar la última alegría
de tu rostro cansado y las pequeñas
manos entre las mías. Y repito:
estar muriéndote es vivir aún.
De esta invernal mañana, amable y tibia,
por favor, no te vayas, no te vayas.

Joan Margarit

lunes, 21 de abril de 2014

Poema del círculo

Todo lo que decimos 
da vueltas y más vueltas 
rueda desde nosotros a nosotros 
baja por la pendiente 
que llamamos espalda mundo ser 
da vueltas y más vueltas 
para encerrarnos juntos 
en la bola de nieve en el alud 
de círculos que van por la ladera 
creciendo y retumbando 
aplastando lo frágil 
la huella de los lobos 
y al Viejo Excursionista expulsado del cielo.

II
Y lo que no decimos
da vueltas y más vueltas
gira sobre sí mismo 
en loca rotación que provoca una llama 
invisible un incendio 
que se extiende imparable por un bosque
ocupado por seres que no existen 
por seres imposibles o vacíos 
habitantes M cero o de la nada 
que escuchan temerosos 
el no-chisporroteo de las llamas 
y ponen sus no-piernas a correr
estampida de huecos 
que buscan una forma donde estar 
a salvo del no-bosque que se quema 
una forma o palabra o barro o nota 
el estruendo de un círculo bajando una montaña 
que aplaste lo más frágil la huella del Silencio.

III
Todo lo que decimos o callamos 
da vueltas y más vueltas 
abrazo de espirales 
que giran enredándose 
las curvas enlazadas a las curvas 
remolino de curvas 
que forman la palabra y su silencio 
agujero que busca sus paredes de vidrio 
para llamarse vaso 
tierra que busca el aire para llamarse halcón 
remolino de círculos que escapan de sí mismos 
de círculos abiertos enganchados forzándose 
a decir lo que callan y a callar lo que dicen 
no-palabra que busca que alguien la pronuncie 
para llamarse tiempo 
y palabra que busca la mano que la borre 
para llamarse amor
no-palabra y palabra que se enredan 
mientras van por el aire 
y se olvidan de qué estaban buscando 
y se rozan se frenan se detienen de pronto
un círculo o tifón dormido en el vacío 
un círculo al que un ojo sueña desde el vacío.

IV
Un círculo y un ojo que se miran despacio 
mientras ruedan inmóviles
la ladera hacia arriba 
y aplastan lo más frágil 
algo que estaba en ellos y dejaron caer 
un punto una pupila 
el centro de sí mismos 
algo que estaba en ellos y ya no necesitan 
pues ya no son palabra 
o no-palabra sino tiempo y amor
un círculo incansablemente quieto 
que se evadió del punto o centro o Dios 
y que ahora lo aplasta en el ahora.

Jesús Aguado

Tu cuerpo está a mi lado

Tu cuerpo está a mi lado
fácil, dulce, callado.
Tu cabeza en mi pecho se arrepiente
con los ojos cerrados
y yo te miro y fumo
y acaricio tu pelo enamorado.
Esta mortal ternura con que callo
te está abrazando a ti mientras yo tengo
inmóviles mis brazos.
Miro mi cuerpo, el muslo
en que descansa tu cansancio,
tu blando seno oculto y apretado
y el bajo y suave respirar de tu vientre
sin mis labios.
Te digo a media voz
cosas que invento a cada rato
y me pongo de veras triste y solo
y te beso como si fueras tu retrato.
Tú, sin hablar, me miras
y te aprietas a mí y haces tu llanto
sin lágrimas, sin ojos, sin espanto.
Y yo vuelvo a fumar, mientras las cosas
se ponen a escuchar lo que no hablamos.

Jaime Sabines

domingo, 20 de abril de 2014

Quiero una Escuela...


QUIERO MORIR

Quiero morir. No quiero oír ya más campanas.
La noche se deshace, el silencio se agrieta.
Si ahora un coro sombrío en un bajo imposible,
si un órgano imposible descendiera hasta donde.

Quiero morir, y entonces me grita estás muriendo,
quiero cerrar los ojos porque estoy tan cansada.
Si no hay una mirada ni un don que me sostengan,
si se vuelven, si toman, qué espero de la noche.

Quiero morir ahora que se hielan las flores,
que en vano se fatigan las calladas estrellas,
que el reloj detenido no atormenta el silencio.

Quiero morir. No muero.

No me muero. Tal vez
tantos, tantos derrumbes, tantas muertes, tal vez,
tanto olvido, rechazos,
tantos dioses que huyeron con palabras queridas
no me dejan morir definitivamente..

Idea Vilariño

sábado, 19 de abril de 2014

Lobo Estepario

Yo, lobo estepario, troto y troto, 
La nieve cubre el mundo, 
El cuervo aletea desde el abedul, 
Pero nunca una liebre, nunca un ciervo. 

¡Amo tanto a los ciervos! 
¡Ah, si encontrase alguno! 
Lo apresaría entre mis dientes y mis patas, 
Éso es lo más hermoso que imagino. 
Para los afectivos tendría buen corazón,
Devoraría hasta el fondo de sus tiernos perniles, 
Bebería hasta hartarme de su sangre rojiza, 
Y luego aullaría toda la noche, solitario. 

Hasta con una liebre me conformaría. 
El sabor de su cálida carne es tan dulce de noche. 
¿Acaso todo, todo lo que pueda alegrar 
Una pizca la vida está lejos de mí? 
El pelo de mi cola tiene ya un color gris, 
Apenas puedo ver con cierta claridad, 
Y hace años que murió mi compañera. 

Ahora troto y sueño con ciervos, 
Troto y sueño con liebres, 
Oigo soplar el viento en noches invernales, 
Calmo con nieve mi garganta ardiente, 
Llevo al diablo hasta mi pobre alma.

Hermann Hesse

Luz que a mis ojos das luz más serena

Luz que a mis ojos das luz más serena,
vida que da la vida al alma mía,
beldad por quien se aparta y se desvía
de sentir el sentido y enajena;

gloria de mi dolor, bien de mi pena,
de todo mi pesar sola alegría,
fuego que hace arder mi fantasía
del más sabroso ardor que amor ordena;

¡pudiese yo, como querría, mostraros
el pecho abierto, do el amor ha escrito
cuanto quiero y no acierto a descubriros!

Mas si no puede ser para moveros
que llegue ya mi mal a lo infinito,
¿qué más cierta señal que mis suspiros?

Gutierre de Cetina

jueves, 17 de abril de 2014

Muere Gabriel García Márquez

El escritor y periodista colombiano fallece en Ciudad de México a los 87 años.
Obtuvo el Nobel en 1982 gracias a obras como 'Cien años de soledad'

Desaparece uno de los grandes escritores del siglo XX. El narrador y periodista colombiano, ganador del Nobel en 1982, fue el creador de obras clásicas como 'Cien años de soledad', 'El amor en los tiempos del cólera', 'El coronel no tiene quien le escriba', 'El otoño del patriarca' y 'Crónica de una muerte anunciada'. Nació en Aracataca el 6 de marzo de 1927 y fue el artífice de un territorio eterno llamado Macondo donde conviven imaginación, realidad, mito, sueño y deseo. Con él la literatura abrió rutas maravillosas. Fue uno de los protagonistas de la universalización del 'boom' de la novela hispanoamericana:

DESCANSE  EN  PAZ

Los tentáculos de la corrupción Gürtel en 22 causas


Los radares que mas multan


miércoles, 16 de abril de 2014

martes, 15 de abril de 2014

lunes, 14 de abril de 2014

Speak no Evil


Alquitrán


domingo, 13 de abril de 2014

Arena


Besando a la Tierra


sábado, 12 de abril de 2014

Dos semanas te preparan para un buen verano

Vía Muy Interesante

El síndrome del telefono

Vía Muy Interesante

viernes, 11 de abril de 2014

jueves, 10 de abril de 2014

miércoles, 9 de abril de 2014